La Sagrada Cena de la Hermandad de la Cena en Campana. Domingo de Ramos. Semana Santa Sevilla 2019

La Sagrada Cena de la Hermandad de la Cena en Campana el Domingo de Ramos de la Semana Santa de Sevilla 2019, a los sones de la Banda de CCyTT de las Cigarreras.

Vídeo por El Llamador Sevillano

 


 

Sagrada Cena

El paso del Señor de la Sagrada Cena es de madera tallada compuesto de una parihuela, canasto y respiraderos tallados al estilo barroco, pintados y barnizados en color guinda oscuro, realizado en el año 1929 por Salvador Domínguez. A su alrededor tiene seis medallones representativos con escenas de la Pasión, que datan de 1680, ejecutados por Luis Antonio de los Arcos, Cristóbal Guadix y Pedro Roldán, en negro, posteriormente policromados. En su interior tiene nueve trabajaderas, con capacidad para unos 45 o 54 costaleros.
También lleva en la parte superior de las esquinas, cuatro faroles de madera dorados, con cuatro cristales con el escudo de la Hermandad sellado en los mismos, (Cristalería Luque, 2004), y en su interior, tres luces de cera, rematados con una corona grande; realizados en 1965 por Jiménez. Fueron dorados en 2002.

En el año 2011 el paso procesionó con los candelabros de guardabrisas del paso de Nuestra Señora de la Encarnación, Titular gloriosa de la cofradía. Ese mismo año también se ampliaron los respiraderos.

En las cuatro esquinas de la canastilla, se pueden contemplar cuatro jarras de metal dorado, para portar flores, realizadas en 1979 por Manuel de los Ríos y en la parte inferior, bajo los respiraderos,  cuatro faldones de pana lisos, con cuatro broches bordados en oro que enlaza los paños por las esquinas.

El llamador es de metal dorado y labrado, con dos costaleros en la parte superior derecha, de rodillas, sosteniendo el Libro de los Siete Sellos, sobre el cual reposa el Divino Cordero. El llamador ha sido dorado y restaurado en el año 2014.

El Señor va acompañado de los doce apóstoles tallados entre 1976 y 1982 por Luis Ortega Bru.

 

Humildad y Paciencia

El Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia, es obra anónima del siglo XVI. Resulta evidente que una representación cristífera de esa época no posea las calidades morfológicas y anatómicas de otras esculturas, pero estamos ante una imagen de enorme devoción y muy representativa de la piedad popular. Hasta 1936 procesionó en diferentes años en un grupo escultórico rodeado de sayones que preparaban el agujero de la Cruz.

Se da la curiosidad de que la imagen no es de madera, sino de telas encoladas y que fue restaurada en 1900 por Andrés Cañada y en 1996 por Silvia Martínez García Otero.

El Señor aparece sentado en una roca en el momento previo a la crucifixión, en actitud reflexiva y apoyando el rostro sobre su mano derecha.

Sus cultos se celebran en enero, y procesiona en su paso en la tarde del Domingo de Ramos.

 

Virgen del Subterráneo

Nuestra Señora del Subterráneo, Reina y Emperatriz de Cielos y Tierra es la dolorosa de la Hermandad. Es una imagen anónima, difícil de atribuir por sus características morfológicas. La nueva hechura de la Virgen del Subterráneo realizada a mediados del siglo XIX y tradicionalmente su autoría se ha enmarcado en torno al imaginero Juan de Astorga, (s. XIX), aunque otros expertos piensan que se trata de una imagen de mayor antigüedad.

Fue restaurada en el año 2004 por el Instituto Andaluz de Patrimonio,  sus cultos son en febrero, Triduo y Función Principal de Instituto, y procesiona el Domingo de Ramos bajo el magnífico palio que le bordara Juan Manuel Rodríguez Ojeda.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *