Cuando no existe explicación

Intento encontrar palabras, pero me es imposible.

Pienso en lo vivido, el pasado domingo, en Cantillana y solo puedo sacar una sonrisa de satisfacción, pero no explicación.
¿Cómo explicar lo que se siente,cuando, la mismísima Madre de Dios, deja su altar de cultos, para acercarte a Tí?, ¿Cómo explicar esa conversación que, en segundos, tienes con la Pastora, antes de rozar con los labios, su bendita mano?

No podemos encontrar explicación a esas largas colas de esperas, de personas, venidas de diversos lugares de la provincia de Sevilla y de otras provincias, para dirigir sus oraciones a la Señora, tampoco a como vibran los corazones cuando la Pastora es alzada por sus hijos, para dirigirse hacía su Camarín, al compás de la marcha Pastora de Cantillana, que tan a la perfección tocó la banda de la Soledad de la misma villa, ni el momento en, el que miles de pétalos, caen, desde el coro, sobre el Sombrero que la cubre.

No busque explicación, no la tiene.

¿Como pedir que expliquen, Antonio y Ricardo, Hermano mayor y teniente, respectivamente, el instante en el cual la llevan sobre sus brazos para posarla en su camarín, desde donde escuchará miles de oraciones hasta que llegue un nuevo Septiembre?
¿Cómo, Cristina, su camarera, podría explicar los sentimientos que le afloran cuando le coloca sus joyas y habla bajito, si ser perceptible, con Ella?

¿Como podrían explicar el rapto que sintieron en sus corazones Fernando, Gaspar, Juanlu, Jaime y tantos otros que, sin haber nacido en Cantillana ni haberse criados en sus tradiciones, sintieron que la Pastora les robaba sus corazones para siempre?
¿Como exigir que expliquen Sole, Marta, Pastora, Manoli y tantas y tantas otras pastoreñas lo que sienten cuando le limpian su bendita mano?

No se puede explicar esa bendita unción que posee esta Imagen Mariana que transmite una paz segura, que solo puede venir de Dios y de su bendita Madre.

No busquen explicación, solo vivanlo.

Por César Villar. Hermano de la Hermandad de San Gonzalo. Diputado de Juventud durante los años 2004/08

2 Comments

  1. Es la herencia mas preciada q tenemos ,no hay mayor satisfacción de sentirnos Pastoreños ,el amor de una madre a sus hijos,y como bien as dicho hay q vivirlo.Pastoreña desde el vientre de mi madre y es la locura q tenemos los cantillaneros!!
    Viva la cara de PASTORA!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *